Creencias y acciones

 

2406 buddha

 

Creencias y acciones

Enseñanza de Claude É Mon Cannizzo – abril 2020

Hay algunas preguntas a las que Buda no respondió, y una de ellas concierne a la existencia de Dios. Para Buda, esta pregunta no era un tema fundamental. La creencia en Dios es obviamente un asunto completamente personal, pero sin embargo, puede convertirse en una causa de sufrimiento y, a veces, incluso en un tema de conflicto.

Los creyentes a veces pasan sus vidas honrando a Dios, alabándolo, orando por ellos mismos y por su salud, la de su familia o alguna otra cosa... Sin embargo, a pesar de esto, las oraciones a menudo quedan sin contestación. Sin una respuesta nos enfermamos, a pesar de que pedimos salud; nos ocurren accidentes, aunque pedimos protección; perdemos seres queridos, a veces incluso más jóvenes que nosotros...

Cuando ocurre la desgracia, estamos angustiados, no lo aceptamos o lo hacemos con dificultad y nos decimos: "¿Pero por qué él, por qué ella o por qué yo...? ¿Qué le he hecho a Dios...? "

El sufrimiento es tan grande que a veces sucede que rechazamos la existencia de Dios. A veces la situación incluso lleva a quienes sufren a caer en trampas como el alcohol, las drogas u otras "evasiones" para tratar de encontrar refugio allí. Pero, al hacer esto, ignoramos que solo estamos agregando sufrimiento al sufrimiento y que así no encontraremos paz mental.

¿Cómo encontrar, en esos momentos, las palabras correctas, adecuadas para ayudar a aquellos que sufren y cuestionan su fe, o que culpan a Dios? Nos encontramos frente a una persona que ha perdido a uno o más seres queridos, o todo lo que le importaba o poseía. Vemos la angustia en la que se encuentra y hablar con ella, en ese momento, sobre creer no es quizás el momento adecuado.

En el zen, la noción de creencia no tiene cabida. Aunque el dolor es parte de nuestra existencia y sea necesario dedicar un tiempo a llorar para superar estos momentos de la vida, es importante no estancarse en la tristeza/melancolía y volver a "la acción de la vida"/Las actividades de la vida. En el espíritu del Octuple Sendero y los paramita.

Durante el desastre de Fukushima, un hombre de unos setenta años perdió todo, su familia, sus amigos, su casa. Ante tal sufrimiento y sin saber cómo enfrentarlo, se refugió en el alcohol. Todos los días, solo tenía una cosa en mente: "Hubiera sido mejor que yo también..." Un día, conoció a un joven voluntario... "No podía quedarme y no hacer nada. Ahora es mi turno. ¡Quiero participar en el esfuerzo de reconstrucción y volver a ver caras sonrientes lo antes posible! Estas fueron las palabras pronunciadas por este joven de ojos brillantes con una sonrisa en su rostro.

A pesar de su corazón roto, las palabras simples y afectuosas del joven iluminaron la mente del anciano porque eran palabras que necesitaba para recuperar su valor y reponerse. Comenzó a participar, a ayudar. Poco a poco, esto le permitió aliviar el dolor, la tristeza y la soledad que habían causado la pérdida de su fe. Al ofrecer su ayuda a los demás, ya no se sentía perdido y, al cabo de un tiempo, dijo: "Finalmente he echado un nuevo vistazo a lo que me rodea y he recuperado el deseo de vivir. "

En su enseñanza, Dogen Zenji nos dice: “Una buena acción es la puesta en práctica completa del Dharma. Es universalmente beneficioso para quien lo logra y quien se beneficia de ello.").

Debemos entender que la compasión y los actos altruistas surgen de nuestros "pensamientos puros" y no requieren ninguna oración esperando que sean respondidos... (Mushotoku).

La existencia de Dios no es la cuestión. Pero si hay un Dios, de ninguna manera está obligado con nosotros, con el pretexto de que le rezamos o le imploramos. No hay nada que negociar con él. No es política...

Con respecto a sus propias enseñanzas, Buda dijo: “No sigas ciegamente mis enseñanzas, vívelas por ti mismo. "

La enseñanza del budismo zen es muy clara... Depende de nosotros hacer las cosas. No hay creencia ni destino y, por lo tanto, no hay fatalismo. Esto nos hace responsables de nuestras vidas y, por lo tanto, también de nuestras acciones, palabras y pensamientos. El Dharma está en todas partes, en todos los fenómenos, felices o infelices. ¡Depende de cada uno de nosotros invertir, juntos y correctamente, en otras palabras, con sabiduría, compasión y altruismo!.

¿Es Dios quien está en el origen de lo que está sucediendo? ¿Terremotos, tsunamis, virus, otros desastres u otras "maldiciones"? ¿Es para castigarnos? Estas son solo creencias y supersticiones.

La fe sin duda puede ayudar a los creyentes. Pero ni la fe ni las creencias, sin la acción correcta, el discurso correcto y el pensamiento correcto harán que las cosas sucedan, ¡no transformarán el mundo! ... Incluso aunque así queramos creerlo.

En estos tiempos de confinamiento, y con el desconfinamiento en perspectiva, la mayoría de la gente dice que las cosas deben cambiar. De hecho, esta es también mi opinión. Pero, por ahora, bebemos decirlo sentados en nuestro sillón, con un ardiente deseo de recuperar la libertad puesta en espera.

¿Qué pasará cuando llegue el momento, qué haremos para cambiar las cosas? ¿Creeremos que las cosas van a cambiar por sí mismas o haremos lo que sea necesario para que cambien? Por supuesto, podemos a la vez creer y hacer...

La pregunta está abierta...

Cuídate. ¡Ten todavía un poco de paciencia!

En gasshô: Claude É Mon Cannizzo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: Claude Emon Cannizzo

Imprimir Correo electrónico

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.