La vía del Buda

P. ¿Si la Vía es fundamentalmente perfecta y natural, si en ella no hay nada que adquirir o rechazar, si no depende del tiempo de práctica, por qué la escuela del Buda, no ha logrado traer inmediatamente la alegría a un mundo sin guerra ni dolor?  

R. Sencillamente porque la Vía del Buda debe ser practicada. Es perfecta, pero nosotros no somos perfectos. Para armonizar nuestra vida con esta Vía perfecta, para actuar como un buda, no basta con decir que cada uno de nosotros lo somos. Para actuar como un Buda, para no hacer el mal, no cometer injusticias, sino al contrario, practicar el bien, es necesario anclar nuestra vida en una práctica, de gyoji, la práctica cotidiana de zazen, el respeto de los preceptos y la práctica de las otras paramitas.
De esta forma podemos vivir en armonía con nuestra verdadera naturaleza sin traicionarla a través de nuestros errores y de nuestro mal karma.
Buda decía que él mostraba la vía. Por ejemplo, para ir a Benarés, nosotros podríamos decir para ir a París, salimos de la Gendronnière y giramos a la derecha, después en Blois tomamos la autopista y llegamos a París. Pero si vamos en dirección a Chaumont, nunca llegaremos a París.
Es lo mismo para realizar la vía del Buda y el espíritu del Despertar, para transformar este mundo de samsara en un mundo de paz y de alegría, hay que anclar nuestra vida en la práctica del gyoji,  si no nos arriesgamos a caer en el error que el Maestro Dogen llamaba el error espontaneísta (Jinen gedo).

Etiquetas: Roland Yuno Rech

Imprimir Correo electrónico

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.